Técnicas para encender el carbón

  1. Verificar que el carbón sea de buena calidad y que no esté húmedo
  2. Evitar utilizar cualquier tipo de líquido o crema inflamable para el encendido, por dos razones: la primera y más obvia es el riesgo de que las llamas se salgan de control, y la segunda es que así es como se producen indeseables reacciones químicas que hacen tóxico el carbón, además de impregnarlo con su olor.
  3. Conseguir una botella de vidrio mediana que puede ser de cerveza, vino, etc., y se coloca en el medio de la base de la parrilla
  4. Separar los pliegos de papel de un diario de formato grande y enrollarlos. Uno por uno, vamos rodeando y amarrándolos a la botella hasta cubrirla, de abajo hacia arriba, desde la base hasta el cuello.
  5. Colocar los pedazos grandes y medianos del carbón alrededor de la botella hasta el cuello.
  6. Extraer con cuidado la botella, de manera que sólo queden los rollos de papel dispuestos en forma de anillo y el carbón alrededor
  7. Encender el papel en tres zonas distintas y vertemos las partes más pequeñas de carbón lentamente, hasta llenar el hueco dejado por la botella.
  8. No hacerle aire hasta que el papel coja fuego y se consuma. Conforme se vaya agotando el carbón interior, se pueden ir añadiendo algunos pedazos medianos
  9. Se coloca la rejilla debidamente limpiada y aceitada, y se espera de cinco a diez minutos antes de colocar la carne.